Encuentro una pila de cuentos viejos. Carpetas enteras. Veinte cuentos, treinta cuentos, tal vez más. El más antiguo es de 2002 (fue publicado en el periódico de la prepa y aún me causa risa: un cepillo de dientes, temeroso de que su dueño lo engañe con otro más -uno de estuchito, de viaje-, va con un terapeuta). Todos estos cuentos me avergüenzan. Todos tienen frases ridículas, gramaticalmente incorrectas. Todos están hechos de lugares comunes. Ninguno será publicado. Tal vez ni aquí. Tal vez serán leídos, por otras personas, en algún futuro distante, como un último vínculo. Te enseñaré estos cuentos y nos reiremos. Porque son impublicables. Todos son horribles. Todos son intentos. Todos debieron existir y lo que escribo ahora, por malo, también debe existir. Quién sabe para qué.

.
,
,

Esta entrada fue publicada en Isletas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a

  1. Para recordar que nuestra falibilidad también es hermosa, y que perder es una de las formas más genuinas y valientes de ser humano. Perhaps. Es una respuesta que se me ocurre.

  2. Carlo Bernal dijo:

    Cuando descubrí este nuevo blog y leí “el mediodía acabó” sentí un vértigo. Como si aquella Isla antigua la hubieras desaparecido o mas bien, aquella Lilián de las tantas redes sociales se hubiera esfumado. Yo no tengo ningún espacio ni mucho menos en tu vida pero conservo con emoción una copia de “De cuerpos y absurdos”. Lo atesoro porque siempre me ha inspirado tu juventud  e inteligencia. Sigue escribiendo Lilián, házlo siempre porque yo siempre digo: un escritor que nos gusta es un ser querido, alguien mucho más cercano que cualquier familiar.
    Sigue escribiendo Lilián. 

Deja un comentario