Eastern Promises

Uff. Quería ver algo ruso (como cuando quieres ver algo gracioso, algo profundo, algo sobre solteros y drogas en Las Vegas). Y tuve algo muy ruso, aunque no fuera en Rusia.

En la película, Viggo Mortensen es el chofer ruso (él sí creció en Rusia) de un junior ruso-inglés amanerado (Vincent Cassel, de quien me maravilla esa mezcla de afeminamiento y virilidad y erotismo), hijo del jefe de la mafia Vory V Zakone (Armin Mueller-Stahl, de sangre alemana pero rostro eslavo, con ojos muy azules y piel morena). Naomi Watts es una partera que, a pesar de tener sangre rusa, entiende poco sobre el funcionamiento de la mafia. Esa lección que el cine nos ha enseñado tan bien: nunca te enredes con la mafia.

Viggo Mortensen es un hijo de puta, una estatua que puede moverse. Hay una escena bellísima en la que recibe un nuevo tatuaje (el mapa de la vida de un miembro de la mafia se escribe sobre su cuerpo), y su cuerpo marmóreo (este adjetivo horrendo es, en este caso, ideal) está recostado sobre una poltrona como un David lleno de fibra y músculo.

El aspecto hierático de la cultura rusa y aun de la mafia es hermoso y denso, todo lleno de ceremonias y folklor. Pienso en Brighton Beach, lo más cerca que he estado de Rusia: los anuncios en cirílico, la tiendita que parecía bodega de granos, las señoras con las cabezas cubiertas, el ambiente de un Tepito bien ruso (la piratería a raudales, los señores de los que sospechas que al hablarte te timarían, el ‘caos ordenado’).

Hay orgullo, fascinación y desprecio por la cultura rusa. Nunca confíes en un ruso. La familia es importante para los rusos. Armin Mueller-Stahl se queja: En esta ciudad (Londres) nunca nieva, nunca hace calor. El temperamento ruso moldeado por el clima ruso: extremo, severo y feroz. Tal vez por eso no puede confiar por entero en su hijo, que no fue domado por este clima maldito (las historias de los ejércitos de Napoelón y de Hitler, vencidos por el clima ruso, por Rusia misma más que por sus soldados, me fascinan). En cambio, Nikolai (Mortensen) lo entiende, como se entienden entre rusos.

Y la escena del baño de vapor (tuve pesadillas toda la noche). Viggo, desnudo, peleando a mano limpia con dos chechenos que lo atacan con cuchillos para limar linóleo. Hay algo muy violento en esta forma de pelear, sin armas de fuego. Leí que Cronenberg se enteró que la mafia rusa no anda con pistolas, en caso de que los detengan; por eso tienen esta navaja curveada, de instrumento de carpintería.

Acá Viggo es como un Jesucristo ruso, desnudo y ensangrentado.

(parte con spoilers a continuación)

El twist no me gustó del todo. No sólo queremos que las personas sean como queremos que sean, sino que los personajes sean como imaginamos. Antes de saber que Nikolai era un agente secreto del FSB, lo imaginaba con el mismo destino de las niñas rusas y ucranianas que, llegadas a Europa occidental, son convertidas en prostitutas. Él, en un sicario. Hubiera querido eso, que un hombre rural común fuera llevado a Europa para convertirse en sicario. En cambio, el final al estilo The Departed me pareció poco merecedor. Pero es Cronenberg. Ese beso entre Nikolai y Anna, como homenaje al Hollywood clásico.

Ya quiero ver Cosmopolis. La novela es rarísima y, desde luego, la película lo será también.

 

 

Esta entrada fue publicada en Isletas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Eastern Promises

  1. En el departamento «rusidad», no es demasiado rusa, hay que decirlo, pero como película es fantástica, amo a Cronenberg en esta etapa de realismo ultraduro, la escena de la ducha es una de las cosas más violentas que vi en mi vida, creo que no se me ocurre nada peor que estar en pelotas en un baño turco, completamente indefenso, y que aparezcan dos tipos con cuchillos curvos. Terror a la castración, al cuadrado. Mortensen es increíble, que se dejen de pendejear y le den el puto Oscar. El franchute, el viejo ruso y Watts también están geniales, y el guión es muy sólido, y a mí si me gusta el twist del final. Otra prueba más del perverso, hijísimo de puta talento de Cronenberg.

    Pero… si querés RUSO, ruso-ruso, mirate una rusa posta. Fuera de las clásicos como Eisenstein, Pudovkin, Rom, Tarkovskii, que son cinefilia hardcore de ardua digestión, te recomiendo una película hecha a fines de los noventa por Bartabás, un francés, pero rusa hasta la médula que se llama «Chamane» (el Chamán). Es la historia de un músico que escapa de un gulag y recorre toda la estepa rusa con un chamán mongol. Tiene algunas de las mejores tomas de Siberia que vi, toques de surrealismo, bastante en la línea de Kurosawa. La agarré por casualidad una noche en I-Sat y me partió la cabeza, es muy muy buena. Si no, tenés Dersu Uzala, de Kurosawa, que va en la misma línea. Creo que te van a gustar.

Deja un comentario