Todo

Soy obsesiva. Mi papá es obsesivo. A veces sólo piensa, habla y come puentes, o cierta música, o un ejercicio, o pon cualquier monotema. La manzana no cae lejos del árbol. Cuando hay un tema que logra interesarme, me interesa y ya no me interesa nada más. Pasa: hay una cosa en la que pienso constantemente, medito mucho en ella y hasta logro introducirla en todas mis conversaciones (tengo tanto encanto que nadie se da cuenta). Lograr ese nivel de ensimismamiento es complejo, no sé cómo llego a él, pero es mi forma de drogarme. ¡Evasión de la realidad para todos! Pienso en este objeto, esta canción, este libro, este programa, esta idea, esta película, esta actividad, incluso a veces, muy raras porque en general soy fría y desapegada, esta persona, y todo desaparece. 

Todo.

.

.

.

Esta entrada fue publicada en Isletas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario